Apalms:  “tenemos por delante la gran tarea de trabajar en los puntos donde convergen los pilares de una nueva educación”

La Asociación de Padres/Madres y Apoderados/as del LMS (Apalms) invitó a las y los miembros de su estamento a enviar reflexiones desarrolladas en sus familias. 

La Dirección del Liceo Experimental Manuel de Salas y la Unidad de Comunicaciones invitaron a los estamentos liceanos, a través de sus representantes, a reflexionar sobre movilización estudiantil que puso en evidencia la necesidad de migrar hacia una educación no sexista y con enfoque de género en el LMS, y cuáles son los deberes y aportes que cada frente puede hacer.

A continuación, en representación de las familias del Liceo, les presentamos el análisis enviado por la Asociación de Padres/Madres y Apoderados/as (Apalms).  


Reflexión estamental aniversario N°86 del Liceo Experimental Manuel de Salas

El contexto
El aniversario número 86 del Liceo Manuel de Salas, lo celebramos expectantes respecto de los aportes que como comunidad podamos hacer a la construcción de una nueva educación, basada en la inclusión y la equidad de género. El desafío es enorme pero la historia de nuestra institución se ha construido abordando este tipo de problemáticas, en las cuales nos hemos desafiado a ser protagonistas de los cambios experimentados por nuestra sociedad y esta no será la excepción.

“Para atender y aprender sobre equidad de género, es importante atender al conjunto de luchas sociales por la igualdad y la equidad de todas las personas y los grupos que se vive actualmente en Chile y el mundo. (…) La ola feminista quizás tendrá más éxito si logra hacer un llamado a mirar las luchas de clase, las luchas por el medioambiente, por la autonomía cultural, por la participación social y política, por una verdadera justicia, entre otras” (4° Básico C).

Bajo esta óptica, es importante hacer un diagnóstico de cuáles han sido los avances que como comunidad educativa hemos conseguido en esta materia. El Proyecto Educativo Institucional (PEI), releva la inserción de la educación no sexista, “como una necesidad primordial de nuestra institución (…)” y esto, sin duda, es un punto de partida que nace de una convicción intraestamental de nuestra institución, que nos invita a poner especial atención al desarrollo de las estrategias y dinámicas que nos lleven a acercarnos a una educación inclusiva y no sexista.

Igual de relevante es, en este contexto, visibilizar el rol que han tenido y siguen teniendo nuestr@s hij@s en los cambios que se han generado en nuestro Liceo, abordando las distintas temáticas/país que, de una manera u otra, han tenido cabida gracias a la genética de nuestra institución, expresada en los diversos espacios de expresión que ellos han construido como miembros de la comunidad manuelsalina.

“Una educación inclusiva desde un enfoque de género tiene que atender con especial cuidado las relaciones cotidianas, los mensajes, cuentos, formas de hablar, imágenes y lenguajes que se utilizan en el diario vivir en las prácticas pedagógicas. Derribar todo sesgo, cuestionando constantemente cómo nos vinculamos con la niñez, qué referentes ofrecemos. Y estos referentes tienen que derribar la barrera binaria entre mujeres y hombres; el enfoque de género reconoce y promueve una diversidad de construcciones de género….y esa diversidad debe expresarse en el lenguaje cotidiano y las acciones que docentes y familias utilizan con los niños y niña” (Kínder C).

“Así como lo Común es una energía maravillosa, las Diferencias no por ser diferencias guardan otra energía. Es esa Energía o más bien esa Visión que tengamos la que logrará sacar lo positivo y no empantanarse en lo negativo que pareciera ser justamente la primera impresión de una diferencia” (Mamá del Kínder Burdeo).

Miramos el futuro con esperanza por el diálogo alcanzado y por la generosidad de aquellos que participado en el. Tampoco perdemos de vista a quienes desde el silencio, han ayudado voluntariamente a construir un punto de encuentro para construir las nuevas páginas de nuestra educación.

Nuestros desafíos
Hoy tenemos por delante la gran tarea de trabajar en los puntos donde convergen los pilares de una nueva educación. Esperamos con ello dejar atrás los sesgos para dar espacio a la inclusión y valorar por igual a quienes conviven día a día en nuestra comunidad.

“Pensamos que se deben fomentar en nuestros niños juegos inclusivos en los que el rol masculino o femenino no intervenga, así como la promoción de equipos mixtos, rompiendo así el sistema de imposición de roles. Trabajar con ellos la temática del respeto y la empatía, reforzando el razonamiento crítico y opinante. Como padres debemos entender que no solo debemos apoyar el plan de trabajo que esto implica, sino hacernos parte del trabajo en comunidad. No somos polos, en esto debemos trabajar como equipo para tener resultados gratificantes para la comunidad completa” (3° Básico C).

“La base de la educación debe ser aprender a convivir, y esto implica que las niñas y niños reconozcan su diversidad, reconozcan las diversas conformaciones que tienen sus familias, los diferentes roles y funciones que asumen personas significativas de sus vidas, sus creencias y posiciones ante la vida, la niñez debe ser vista con competencias para debatir con ellos temas sociales, pues se encuentran en plena formación de su capacidad reflexiva” (Kínder C).

“Las luchas feministas y en torno a las reivindicaciones de género, son pertinentes en un contexto social que lucha por la justicia social y por sus derechos, por la construcción de TODA una sociedad que se respeta y busca el bien común” (4° Básico C).

En este aniversario número 86, las madres, padres, apoderados y apoderadas le entregan un abrazo fraterno a nuestra institución. A sus estudiantes, profesoras/es, funcionarias/os y a cada una de las personas que a diario cruzan el umbral de los accesos de Brown Norte y Pedro Torres, les dejamos esta breve reflexión esperando aportar a este momento de celebración que como Comunidad también lo merecemos.