Logo
Hilando Memorias Nuestra Memoria Programa Modificación Curricular Noticias Organizaciones

Nuestra Memoria

Conocer y comprender el pasado es una necesidad propia de las sociedades que podemos situar en los orígenes de la humanidad y la memoria como mecanismo de reconstrucción del pasado otorga un espacio, una voz y por sobre todo un sentido a quienes han devenido en el tiempo y necesitan plasmar de valor humano su paso en el presente, así como la proyección de un futuro mejor.

La académica latinoamericana Elizabeth Jelin nos indica que: “(…) las memorias son simultáneamente individuales y sociales, ya que en la medida en que las palabras y la comunidad de discurso son colectivas, la experiencia también lo es. Las vivencias individuales no se transforman en experiencias con sentido sin la presencia de discursos culturales, y éstos son siempre colectivos” (Jelin, 2002).

Dentro del marco del respeto a la democracia y la búsqueda del fortalecimiento y resguardo de los Derecho Humanos, se considera que las voces y vivencias de las últimas cinco décadas aún permean e influyen en nuestro presente de diversas formas y puntos de vista, por lo que es necesario relevar la Memoria como ejercicio historiográfico, permitiendo a todas las personas de nuestra comunidad hacerse parte de un pasado común que se apertura a la legitimación de los sentidos y significados otorgados a sus vivencias como elementos válidos en la configuración del pretérito , aportando con ello al diálogo y la convivencia social. 

Es así como “la Educación en Derechos Humanos configura su rol, no en el control ni en la censura, sino que, en un rol de acogida, de hacer del aprendizaje de la memoria histórica un acontecimiento ético existencial, un acto de apertura hacia la historia de los ‘Otros/Otras’ en sus penas y sufrimientos” (Magendzo, 2004), que nos permita el fortalecimiento de la empatía, el diálogo y el encuentro como ejes valóricos de las acciones sociales futuras.

 


Extracto argumentación A. Historia y Cs. Sociales LMS

Nuestr@s caídos
Detenid@s Desaparecido y Ejecutad@s Políticos del LMS 

 

Cortometraje: «Martes» – El 11 de septiembre en el LMS

A través de los relatos de el y la Ex Estudiante LMS, Hugo Chacaltana y Cristina Camus, en conjunción con el testimonio del Ex Docente y Psicólogo LMS, Luis Rubilar, se buscó reconstruir y acercar la experiencia que vivió la Comunidad Manuelsalina ese día 11 de septiembre de 1973, en el que el país sufrió el golpe de estado cívico militar que dio un giro en nuestra historia nacional y se abrió una herida que aún sigue abierta.

Material histórico LMS

Relato del 11 de septiembre en el LMS – Hugo Chacaltana, ex Alumno LMS

Relato del 11 de  septiembre en el LMS – Hugo Chacaltana, ex Alumno LMS

«A veces hay momentos en la vida de las personas, que quedan marcados a fuego. Aquella mañana cuando llegue al colegio estaba soleada y primaveral, todo hacía pensar que sería un hermoso día. Pero algo no calzaba, yo siempre llegaba al filo de la hora o unos minutos atrasado, sin embargo estaban todas las salas abiertas y vacías. Pocos alumnos caminaban por los pasillos y recordé que la noche anterior por la radio habían anunciado que habría una marcha contra el gobierno convocada por el entonces presidente DC de la FESES.

Cuando llegué a mi sala de clases en el segundo piso, comenzaron los primeros rumores de que habría un Golpe de Estado en curso. Eran como las 8:30 am, cuando apareció Verónica Silva o Cecilia como le llamábamos en el FER diciendo «El Chicho dice que no se rinde ni cagando». Había pocos alumnos en el Liceo en ese momento, curiosamente casi no habían de derecha; pasado las 9 am en la entrada principal pude ver como estaban los padres colgados de la reja a la que le habíamos puesto una cadena y un candado para que nadie más pudiese entrar o salir.

Llamaron entonces a una Asamblea General. Cuando ingresé estaba haciendo uso de la palabra el Director del Liceo, el señor Ernesto Menchaca que decía «La dirección del Liceo no sólo apoya esta toma sino que se pone a la cabeza de ella». Éramos unas 200 personas en ese momento, un grupo heterogéneo integrado por profesores, administrativos y alumnos. Debí salir de la reunión y al pasar por el parque vimos como un helicóptero de Carabineros volaba a baja altura con una ametralladora punto 50 apuntando hacia el Liceo. Cuando volví a la reunión, hablaba el psicólogo del colegio Luis Rubilar, estaba con el puño en alto y terminó diciendo «Patria o muerte!!!».

Debí salir un momento fuera del Liceo ya que mi madre venía a buscarnos. Mis hermanas ya estaban con ella, la miré y ella percibió en mi mirada que yo no me iría a la casa. Me dijo que me apoyaba y que respetaba mi decisión de resistir. Decidimos entonces repartirnos en grupos de 10 personas a cargo de un monitor quien nos explicaría algunas cosas relacionadas con el  aspecto militar. La mayoría eran socialista, algunos del FER y a esa hora poco más de las 10 am, ya no quedaban comunistas en la toma. Vi como se llevaban en medio de llantos a la Pipo Lawner, hija del conocido arquitecto comunista Miguel Lawner, amigo de mi padre.

Durante la instrucción express se nos unió un grupo de 4 ex cadetes de la Escuela Militar, nos hablaban de contingentes, de armamento, eran de aquellos alumnos que nunca se involucraban en nada, sin embargo ese día estuvieron junto a nosotros. Tampoco me olvido del «Flaco Briceño», socialista, alto, espinilludo, hablándonos de columnas, batallones, inclinaciones, ángulos de tiro y alcances de los cañones de los tanques, de las ametralladoras, de fusiles, etc. Yo pensaba, y ahora vienen a explicarnos todo esto. Cuando salimos de las salas Corvi quedábamos no más de 50.

Afuera del Liceo se había congregado un grupo de fachos del Liceo encabezados por el que luego fuera informante de la DINA, Carlos Paulinelli. Nos decían que nos fuéramos, y que el golpe estaba encabezado por el General Pinochet. En ese momento paro un auto de Investigaciones. Nos comentaron que eran de la Escuela de Investigaciones (que entonces se ubicaba al lado del Liceo), que llegarían armas y que juntos  íbamos a defender al Gobierno. Fue en ese momento que sentimos con pavor el sonido de las bombas que a esa hora los Hawker Hunters estaban lanzando a la Moneda; pensamos que estaban atacando el Pedagógico, porque se sentían las explosiones muy cerca, por lo que nos replegamos hacia la Casa Central donde comenzamos a escuchar las transmisiones en una radio portátil de la Secretaria y los sucesivos bandos militares que nos hacían parar los pelos. Comprendimos entonces la seriedad del momento y pese a ello fuimos el grupo que férreamente decidió resistir en el Liceo mientras el día soleado se transformaba en un día nublado, gris como todo lo que vendría.

El grupo de fachos apostados afuera, continuaba gritando que los milicos venían por Macul, que seríamos fusilados. Se realizó una votación rápida y se pidió que levantaran la mano quienes querían abandonar en ese instante el Liceo, ninguno la levantó. No podía ser, no podíamos irnos, sentíamos un compromiso impregnado en nuestras conciencias. A eso de las 14 horas escuchamos que La Moneda había sido bombardeada, luego Tomás Moro y así cada una de las informaciones que se transmitían del Comando de Telecomunicaciones nos impactaban al punto de que en la mirada de todos había una suerte de pánico mezclado con incredulidad.

Fue a esa hora que escuchamos el bando que decía que el toque de queda comenzaría a las 3 de la tarde. Como a las tres menos 20 escuchamos que nuestro presidente Salvador Allende «se había suicidado». Comenzaron los gritos, los llantos de las compañeras, era una escena fúnebre y 5 minutos antes de las 15 horas por decisión general dejamos el colegio. Algunos padres y familiares esperaban aún afuera, recuerdo los abrazos al despedirnos, la incertidumbre de lo que cada uno tendría luego que vivir, algunos caminaban como en shock, sin destino, con la mirada perdida. El último recuerdo que tengo de ese día en el colegio es ver al señor Menchaca cerrando las rejas con el gran candado y quedándose al interior del Liceo«.

Discurso del Prof. Rubilar – Acto en memoria de Est. desaparecidos y/o ejecutados.

Discurso del Prof.  Rubilar – Acto por la Memoria de Estudiantes LMS desaparecidos y/o ejecutados. cementerio General, 1990.

doc20230830125512

Dictadura Militar en el LMS, 1973 – 1990

En las aulas de este hogar querido. Dictadura Militar en el Liceo Manuel de Salas, 1973 – 1990.
Seminario de grado, Universidad de Chile.

En-las-aulas-de-este-hogar-querido

Afiches Acto por la Memoria LMS

Afiches Acto por la Memoria LMS

Acto por la Memoria 2020, en confinamiento

Video Acto por la Memoria 2020 en confinamiento

Discurso Asamblea de Estudiantes LMS, Acto por la Memoria 2020

Discurso Asamblea de Estudiantes LMS, Acto por la Memoria 2020

Reinauguración Memorial LMS

Reinauguración Memorial LMS

Levantado por primera vez en 1991

Liceo Manuel de Salas reinauguró Memorial en homenaje a ex alumnos víctimas de la dictadura militar

En una emotiva ceremonia que congregó a la comunidad del Liceo Experimental Manuel de Salas de la Universidad de Chile, se reinauguró el memorial levantado en 1991 por iniciativa del Centro de Ex Alumnos del Liceo. A la actividad asistieron en representación de nuestra Casa de Estudios el Rector (s) Sergio Jara y la Vicerrectora de Asuntos Académicos, Rosa Devés.

“Para los de ayer, para los de hoy, para los de mañana: qué honor que estos luchadores sociales inclaudicables fueran educados en estas 

aulas. Hoy ellos nos impulsan para seguir luchando y creando, por ejemplo, una educación pública y de calidad para todos los hijos e hijas de esta patria que ellos dignificaron con su sacrificio. Sean ustedes estudiantes del Liceo Experimental Manuel de Salas, depositarios de este testimonio educativo, histórico y humano”, dijo en su discurso el director del establecimiento, profesor Jorge Zubicueta.

El Memorial, que corresponde a una escultura de dos jóvenes hecha Sergio Castillo Amunategui, permaneció desde 1991 en el parque del establecimiento. A fines de 2013 el Centro de Ex Alumnos del LMS propuso a la dirección del Liceo trasladar la escultura a un lugar más visible. Entonces, y tras la aprobación inmediata del director del establecimiento, el grupo de ex alumnos elaboró un proyecto que fue aprobado por unanimidad por el Consejo Asesor del LMS y que se inauguró este sábado 5 de septiembre.
Claudia Godoy, ex alumna e hija del médico Carlos Godoy, detenido desaparecido. Nuestros compañeros están junto a nosotros en cada rincón de este Liceo y este lugar donde se emplaza el Memorial será de ahora en adelante un lugar de encuentro, de estudio, de recuerdo, de vida, de memoria. Aquí convergerán los de antes, los de hoy, los manuelsalinos de siempre. La memoria no es solo un gesto a los que ya no están, es un ejercicio de justicia en tanto significa un acto de construcción de la historia que debemos mantener viva”, señaló Claudia de la Carrera, miembro del Centro de Ex Alumnos.

En representación de los familiares de los quince ejecutados y desaparecidos del LMS, intervino Claudia Godoy, hija del médico y militante comunista, detenido desaparecido, Carlos Godoy.

“Hoy estamos en un encuentro pedagógico, en un acto de la palabra, estamos haciendo el ejercicio de construir memoria colectiva, estamos dándote vida y dignidad a ti y a muchos tú, a cientos de ellos, no solo a estos queridos ex compañeros. Estamos haciendo un pedacito de la reparación que se nos ha negado por tantos años, por las muchas veces que nos trataron de callar, de la rabia que hubo que contener”, dijo Godoy.

Nota Universidad de Chile

Historia Acto por la Memoria

Historia del Acto por la Memoria