NUESTROS PRINCIPIOS

1 Hacemos propia la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Internacional de los Derechos del Niño como marco para la Educación y, en consecuencia, creemos en un modelo educativo que potencie el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales.
2 Valoramos, respetamos y atendemos de manera creciente a la diversidad, en todos sus ámbitos, tanto en el proceso de enseñanza y aprendizaje como en la convivencia escolar, para desarrollar un liceo con una cultura cada vez más inclusiva.
3 Buscamos una sólida formación integral de las y los estudiantes con la finalidad de desarrollar sus potencialidades a nivel académico, social, cultural, afectivo y volitivo.
4 Promovemos el desarrollo de la creatividad, los talentos, el espíritu crítico y autocrítico y el trabajo colaborativo de estudiantes y de sus profesoras y profesores para la búsqueda de las mejores oportunidades de aprendizaje.
5 Fomentamos el compromiso, la rigurosidad y la responsabilidad, tanto en las actividades académicas como extra-académicas de parte de las y los estudiantes, profesoras y profesores y el resto de la comunidad educativa.
6 Consideramos que las comunidades son las que educan, por lo tanto, profesoras y profesores, apoderadas y apoderados, las y los estudiantes, funcionarias y funcionarios y ex alumnas(os) son agentes conscientes y participativas del proceso educativo que se desarrolla en el Liceo. Conocen, comprenden, adhieren, participan y aportan al Proyecto Educativo, respondiendo positivamente ante sus requerimientos.
7 Concebimos la autodisciplina y la autonomía como esenciales para el proceso de crecimiento personal del y la estudiante que paulatinamente asume la responsabilidad de sus actitudes, decisiones y acciones, respecto de su desarrollo académico y en el ámbito de la convivencia escolar, adquiriendo derechos y compromisos, consigo mismo, con las otras y los otros y con su entorno.
8 Sustentamos las normas de convivencia que regulan la vida escolar en valores y acuerdos construidos por toda la Comunidad Educativa y, por lo tanto, son respetadas por todas y todos sus integrantes.
9 Propiciamos el bienestar, el autocuidado y la calidad de vida, tanto en las y los estudiantes, las y los docentes, y las funcionarias y funcionarios no docentes, como en el resto de la comunidad educativa, a través de distintas propuestas curriculares y programas de acción.
10 Fomentamos una formación ciudadana y participación política responsablecomprometida y basada en el respeto por las ideas de las otras y los otros, como requisitos fundamentales para aprender a vivir en comunidad.
11 Favorecemos la adhesión a prácticas activas de protección del entorno social y cultural, en cuanto son favorables para una sociedad humana, justa, solidaria, inclusiva y auténtica. Asimismo, incentivamos la adopción de acciones, decisiones, hábitos y modos de vida respetuosos del medioambiente, valorando aquellos conocimientos que permitan su comprensión y cuidado, en tanto constituyen parte consustancial del desarrollo de nuestros(as) estudiantes y de la comunidad educativa en general.
12 Valoramos el aporte de todos(as) quienes a lo largo de su historia formaron y forman parte de la Institución, por cuanto somos una comunidad educativa abierta, así como también intentamos cultivar una interrelación orgánica con otras entidades educativas de carácter local, nacional o internacional.
13 Promovemos la inserción de la educación no sexista en nuestro establecimiento y en sus aulas, como una necesidad primordial en nuestra institución, debido a que reconocemos la desigualdad social establecida por el sistema patriarcal, donde las mujeres y todas las orientaciones sexuales, identidades de género o expresiones de género, asociadas al género femenino son constantemente discriminadas en los ámbitos político, religioso, económico, cultural y social, siendo víctimas de violencia de género.